Friday, August 01, 2008

Vivir en Líbano deja de ser exótico cuando los tanques en la calle dejan de llamarte la atención, ver a alguien cruzando a pie la autovía es normal y conducir en sentido contrario es sólo una manera más de evitar los atascos. Por supuesto, si tienes un coche lo suficientemente grande, también es lícito pasar por encima de la mediana y marcharte, tan tranquilo, en dirección contraria. Cualquier lugar es bueno para un cambio de sentido. La policía son sólo unos pobres señores a los que nadie hace demasiado caso y que, según la estación del año, miran si llevas el cinturón o si has pagado las tasas de tráfico. Si no es la estación de caza, lo mismo les da.

Una vez deja de parecerte raro cuando el vecino te explica que el agua sólo viene los lunes, miércoles y sábados, pero que el sábado se queda hasta el domingo y que la electricidad la quiten cada seis horas, esto es como estar en Murcia. Hay playa, hace bueno, y los lugareños hablan como con acento raro, pero más o menos te enteras de qué quieren decir.

Todo es extrañamente normal a la vez que ligeramente extraño. Suena Juanes en la radio mientras venimos de ver si hemos matado o no las uvas del campo de mi suegro. Una señora se come entero nuestro carril con su 4x4 y casi nos damos la primera del día. Es viernes y el centro está colapsado de coches. Hay dos mezquitas, una junto a la otra, en la calle principal y están llenas de gente rezando. Por supuesto, no se puede aparcar. Les costó un dineral rehabilitar la zona (un 90% de la pasta estaba ingresada al día siguiente en la cuenta personal del presidente del gobierno, cuya compañía llevaba la obra). Toda la zona está rodeada por vallas, pero si eres suficientemente VIP puedes aparcar sin problema. Salen unos tipos de blanco de la segunda mezquita y taponan la calle con sus 4x4 enormes de cristales tintados. Tan panchos. Así que les pitamos y nos inventamos un carril nuevo con nuestro súper polo. Hay policía militar de la onu un poco más abajo, debe haber algún grandullón visitando el parlamento.

Vivimos en la casa del pueblo. Está a unos 20 minutos de Beirut. Consiste en un centenar de casas esparcidas por la montaña de forma que aprovechan al máximo cada pendiente del terreno. Cuanta más pendiente, más construyen y más apiñado. Para asegurarse de tener buenos conductores, porque de lo contrario no se puede sobrevivir en este país, hacen las calles lo más estrechas posible, con el máximo número de baches y obstáculos. En contarposición, frente a la puerta de la casa, hay viñas plantadas para dar sombra y las uvas están casi maduras. Al otro lado de la casa hay una terraza desde la que se ven, a lo lejos, el mar y beirut. Hace una semana se oían aviones israelíes y tiros al aire. No pretenden darles, no pueden, pero es para que sepan que saben que están ahí. Hace un tiempo, un chaval nuevo estaba haciendo guardia y pasó un avión de los vecinos por encima y le dio y lo derribó. Le formaron un consejo de guerra. Ahora sólo disparan con cosas que no puedan derribarlos.

No hablo una palabra de árabe, más allá de entender cosas cómo cómo estás o qué quieres hacer hoy. En cuanto pueda veré si doy con algún libro de libanés, pero es complicado, no es lo mismo que el árabe. En los libros suelen enseñar el árabe ortodoxo, que no es el que hablan en ningún lado. Así que es una pérdida de tiempo. Es como aprender español estudiando gallego. Mejor no molestarse.

2 comments:

Fiddler said...

Te he leido y no se porque me has dado envidia...

mecagüen, que ganas de conocer todo eso.

Un besote

Anonymous said...

Siempre he dicho que lo único que me gusta de los hombres son sus novias pero tu consigues que admire hasta tu novio ergo mi autodio crece. estoy seguro de que es encantador.
felicitaciones por tu maravilloso porvenir y a la persona que ha coseguido ganarse tu confianza y que tu encanto no tenga ningun precio para aquel caido en el pues supongo su bondad mas que que tu insensibilidad, conozco vuestra lucha y digo Adelante mi bendicion. no os puedo ofrecer mucho pues soy un noble guerrero con la espada rota por eso, al solo quedarme nobleza, prometo ayuda en los momentos dificiles augurados.
Salut
pd:sii amas a qquien te odia una gran fuerza habita dentro de ti si odias a quien te ama condenas a tus futuris hijos a la falta de empatia a la enemistad con sentidos y emociones...